La Liga Mexicana de Futbol Femenil (Limeffe) inició su historia hace 14 años, cuando se llevó a cabo el Torneo de Liga 2000, en la que Atlas de Guadalajara y Andrea’s Soccer disputaron la final en el Estadio Jalisco, con triunfo para las tapatías.

Un año más tarde, con la intención de continuar con el proyecto, tuvo lugar el Torneo de Copa 2001, con la participación de cuatro zonas: centro, golfo, occidente y norte, aunque el campeón defensor, Atlas, no pudo asistir, razón por la que se llevó a cabo un triangular que coronó al Club Laguna. En la siguiente temporada, Invierno 2001, otra vez las laguneras hicieron de las suyas y obtuvieron el título de liga frente al Instituto Tecnológico Superior de Monterrey (ITESM).

Posteriormente, tras fracciones e intentos de nuevas competencias, como la Liga Nacional de Clubes de Futbol Femenil (LNCFF), que duró algunos años, nació, en 2007, la actual Limeffe, bajo la dirección de Miguel Ángel Vielma. Equipos como Dragonas de Oriente, primer campeón de la nueva etapa, la Universidad de Guadalajara, Club Laguna, las Chivas Rayadas, Reinas de Morelia y Real Celeste iniciaron la aventura en esta justa, mostrando a futbolistas como Charlyn Corral, Lulú Gordillo y Yamile Franco, referentes de Selección Nacional.

Los conjuntos que más campeonatos han obtenido son Reinas de Morelia, con cuatro, y Real Celeste e Investigadoras PFP, con dos. En adyacencia, las finales de los certámenes han tenido lugar en estadios de talla internacional, como el Azul, de la Ciudad de México; el Morelos, de Morelia, Michoacán; o el Nemesio Díez, de Toluca, en el Estado de México.

El objetivo de Limeffe es “organizar, promover e impulsar el futbol femenil en México, con una estructura moderna y funcional”. En la actualidad, la liga está integrada por las categorías Premier, Superliga, Norte y Sub-15. Ángeles Preuniversitario, Estudiantes de Querétaro, Ferrocarrileras, FCA’s San Luis Potosí y Copan son las escuadras protagonistas de la más reciente edición del torneo. Su director general es Leopoldo Ponce de León.

Redacción La delantera

@la_delantera