La Liga Mayor Femenil (LMF), que tiene poco más de dos años de vida, es una de las competencias más importantes del país. En ella, participan futbolistas de gran trayectoria, nacional e internacional y, a pesar de que no se trata de un torneo profesional, pues la mayoría de sus jugadoras no reciben una remuneración económica y no es reconocida de manera oficial, mantiene un alto nivel futbolístico.

El hecho de que México cuente con una liga como ésta es importante y trascendente porque las deportistas se mantienen activas y con la posibilidad de integrarse a algún selectivo nacional. Para Stephany Mayor, jugadora del equipo Aztecas de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), y quien es una jugadora clave en el esquema de Leonardo Cuéllar en Selección Nacional, es fundamental la existencia de esta plataforma, aunque también reconoce que necesita desarrollarse más.

“Es importante que exista una liga con bases, con trabajo serio (como la LMF), pero no es suficiente jugar cada ocho días, sino formar una competencia de mayor nivel, que dote a las jugadoras de bases para estar en Selección Nacional”, dijo la futbolista del cuadro de Cholula.

Por otro lado, Mónica Ocampo, quien milita en Leonas Morelos y lleva varios años en Selección Nacional, destacó que la liga es un espacio que fortalece al balompié de mujeres en México.

“La LMF ayuda mucho a las jugadoras mexicanas, gracias a ella somos constantes y nos mantenemos activas”.

La LMF está en constante desarrollo y, en unas semanas más, llevará a cabo la fase nacional del torneo Apertura 2014, del 16 al 21 de diciembre, en Cuernavaca, Morelos.

Adria Vega
@NellyAtlas