Opinión: Oliver Mancera, psicólogo.

En nuestra cultura, es una práctica normal que usemos los conceptos de sexualidad y género como sinónimos, o que se les dé un inadecuado uso. Una práctica muy concurrida en nuestro país es cuando una mujer se atreve a desempeñar otro tipo de roles. Roles atípicos, inusuales e, incluso, casi inconcebibles por ciertas personas.

Un ejemplo perfecto es cuando una mujer practica futbol o boxea. De inmediato, se le señala como ‘poco femenina’ o ‘marimacha’. Pero, ¿por qué hay quien sigue pensando que esto es una ley? En realidad, este tipo de pensamientos estereotipados conforman una estructura cultural en lento cambio, que afecta no sólo a mujeres; sino, también al sexo masculino.

Poco a poco, la presencia y práctica de este tipo de costumbres desgasta las relaciones interpersonales, lo que genera una atmósfera insana de competencia para demostrar quién es mejor. Estas conductas no se presentan solamente de hombre a mujer o viceversa: entre mujeres, estas acciones resultan bastante recurrentes.

Es de suma importancia que las jóvenes y los jóvenes que están descubriendo su sexualidad e identidad sexual –lo que les gusta y lo que no les gusta- no se dejen presionar, influir o manipular por otros jóvenes o adultos, pues ello sólo alimenta el sistema cultural puritano en que nuestros abuelitos vivían hace décadas.

En cambio, si tienen alguna duda inquietud sobre estos temas, el primer paso es que lo platiquen con sus padres, y, después, buscar la ayuda de un experto. El estar informados es una de las mejores formas de romper tabúes, estereotipos o cualquier tipo de pensamientos o acciones que dañan a las personas de forma física y psicológica. Además, el conocimiento y dominio de estos temas nos ayuda a construir juicio y una identidad propia.

¿Aún tienes duda sobre su significado?

Género y sexualidad: ¿Todavía crees que los conceptos de sexualidad y género se usan para mismo? Aquí te explicaré sus diferencias y similitudes, para que sepas cómo ejercerlos de una manera adecuada.

Género: Conjunto de mandatos sociales que varían de acuerdo al lugar y época. Habla del cómo debe ser, lo que debes hacer y pensar por ser hombre o mujer. La definición de género engloba tanto aspectos culturales como psicológicos, biológicos, físicos, económicos, sociales y políticos; en gran medida, para la conducta que podemos asumir cada uno de nosotros.

Ejemplo arcaico.- Mujer: no están hechas para estudiar, sino para estar en casa y cuidar de los hijos. / Hombre: son los únicos que pueden ser el sustento económico de la familia.

Sexualidad: Son todos los comportamientos de índole sexual, dirigidos a satisfacer una necesidad o en pareja. La sexualidad es la representante psicosomática de un impulso que depende de la producción de hormonas sexuales; este impulso se revela a través de una tensión interna.

También es importante que conozcas qué fuerza es la que determina, de acuerdo con las características de cada ser humano, el papel que puede desarrollar, así como las “etiquetas” que se prenden de cada persona en su función social. En estos conceptos está la clave para explicarle a una persona mayor por qué las mujeres se comportan diferente en el siglo XXI.

Rol de género: La asignación del papel para mujeres y hombres deriva en lo que se llama roles de género. A partir de ellos, se construye el concepto de lo femenino y lo masculino.

Estereotipos: Son imágenes mentales que nos creamos acerca de alguna categoría; en este caso, del género. Se hacen presentes los estereotipos cuando se determinan los colores que cada quien debería usar según su género “rosa para las mujeres y azul para los hombres”, por ejemplo.

Como psicólogo, considero que conocer y comprender conceptos como sexualidad y género, así como saber en qué consiste la perspectiva de género, es una herramienta imprescindible e invaluable en la búsqueda de la identidad individual, en el deseo de entender a las demás personas y en la creación de las relaciones humanas.

Ahora que ya conoces el significado de estas categorías, estoy seguro de que te detendrás a pensar antes de decir que una mujer es poco femenina por jugar un deporte de contacto, o que un hombre no debe realizar tareas domésticas. Tranquil@, sólo significa que estás definiendo tu propio concepto mujer, hombre y sus relaciones dentro de tu sociedad.

Espero ansioso tus comentarios.