Veintiocho deportes eran los que conformaban los Juegos Olímpicos antes del pasado lunes. A partir de esa fecha, se revocó esta decisión, en la 127 sesión del Comité Olímpico Internacional (COI). De ahora en adelante, la fiesta olímpica se basará en 310 pruebas, y ya no se sujetará al formato que dictaba el número de federaciones a representar.

Dentro de estas 310 pruebas, se encontrarán un máximo de 10,500 atletas, 5000 entrenadores y personal de apoyo, así como 100 pruebas, 2,900 deportistas y 2,000 técnicos para los Juegos de Invierno.

“El número de pruebas y de atletas será el único baremo”, señaló el dirigente deportivo, Franco Carraro, quien defendió ante la asamblea esta reforma, aprobada por unanimidad. Además, agregó que son cifras “aproximadas” porque siempre hay que dejar un pequeño margen a la flexibilidad.

Los deportes que continúan presentes en el programa olímpico, hasta el momento, son: natación, piragüismo, ciclismo, hípica, gimnasia, voleibol, atletismo, balonmano, tiro con arco, bádminton, baloncesto, boxeo, esgrima, futbol, hockey, judo, pentatlón moderno, remo, vela, tiro, tenis, tenis de mesa, taekwondo, triatlón y halterofilia; además del golf y el rugby, deportes que se harán notar en Río de Janeiro 2016.

El año pasado, la lucha, el béisbol, el softball, el karate, el patinaje, la escalada deportiva, el squash, el wakeboard y el wushu buscaban unirse a las competencias olímpicas. Aunque con esta reforma tendrán una posibilidad, los cambios deberán entrar en vigor hasta el 2024, aunque, en el caso del beisbol y el softbol, Tokio 2020 ha aceptado incorporarlos a su programa.

Todas las reformas debatidas hasta ahora han obtenido el respaldo unánime de la Sesión.

Por otro lado, la participación de atletas femeninas en los diversos juegos prevé alcanzar un 50%, en comparación con Londres 2012, donde la presencia de las mujeres alcanzó un 44%.

 Redacción La delantera

@la_delantera