El pasado miércoles, Inglaterra nombró a Libby Lane, de 47 años de edad, como la primera mujer obispo de la Iglesia. Será consagrada con todos los honores, en una ceremonia en la catedral de York, el próximo 26 de enero.

La obispo de Stockport trabaja como sacedorte desde 1994. Desde ahora hasta entonces, Libby ya ocupaba diversos cargos en la diócesis y, gracias a que una plaza estaba vacante en el puesto desde mayo, se le permitió tomar el cargo. Es madre de dos hijos, le gusta el saxofón, y, además, es aficionada al Manchester United.

Después de 22 años de lucha, las mujeres han logrado obtener un mayor desarrollo en todos los ámbitos: a través del deporte, la ciencia y la educación, la igualdad de derechos, que ha sido por muchos años una preocupación latente de la sociedad, se desarrolla con mayor naturalidad. Ahora, con este ejemplo, la Iglesia permite que el sexo femenino pueda obtener acceso a los más altos puestos de la jerarquía eclesial.

Lane habló acerca de este tema.

“En este día histórico en que la Iglesia de Inglaterra anuncia el nombramiento de la primera obispa, soy consciente de todos aquellos que me han precedido, hombres y mujeres, que, durante décadas. han esperado este momento”, compartió.

Asimismo, las redes sociales han formado una parte esencial dentro de las formas de convivencia en la sociedad, y la Iglesia no se queda atrás en la tecnología. Como un ejemplo claro, el primer ministro, David Cameron, compartió un mensaje a través de su cuenta de Twitter, dirigido a su compañera de la escuela de Eton: “una designación histórica y un día importante para la igualdad”.

La  Iglesia anglicana, actualmente, abre un mayor panorama para la participación de las mujeres alrededor del mundo. Su credo está presente en 165 países y suma más de 85 millones de fieles. Irlanda, Australia, Nueva Zelanda, Canadá y Estados Unidos ya aceptan la ordenación de mujeres obispos.

Redacción La delantera

@la_delantera