El País Vasco, España fue sede de un partido de futbol femenino entre Euskadi y Catalunya el pasado sábado 27 de diciembre de 2014. El objetivo de este encuentro era mostrar las oportunidades que pueden tener las mujeres cuando juegan futbol. Sin embargo, la lluvia causó estragos en la cancha, lo cual impidió que se desarrollara un juego plagado de espectáculo. El encuentro culminó 1-1.

Algo curioso de este enfrentamiento fue que, por parte del combinado de Cataluya, había nueve jugadoras del Barcelona en el terreno de juego. De igual manera, dos días antes, se cumplió el aniversario número 44 desde que se disputó el primer partido de futbol femenino en el Camp Nou. Desde ese entonces, las azulgranas nunca han parado de jugar futbol. En ese tiempo, las 16 primeras jugadoras estuvieron bajo la dirección de Antonio Ramallets y contaban con el apoyo total del presidente Montal.

En el año de 1980, la Federación Española formalizó el futbol femenino y se organizó la Liga y la Copa de la Reina en España. Migrando desde entonces a la actualidad, las jugadoras del Barcelona han demostrado una gran participación dentro de los certámenes nacionales e internacionales; tales como la Champions League,  lo cual hace referencia al gran nivel de juego que poseen. Un ejemplo claro del desarrollo del futbol femenino de España es su próxima participación en lo que será su primera Copa Mundial.

Con este tipo de ejemplos, la historia de cada uno de los países en Europa en cuanto al balompié femenino habla por sí sola. Estas jugadoras ponen en alto el nombre de la mujer ante una cultura que está cambiando del antiguo paradigma del “sexo débil” al uno, por mucho, más equitativo.

Redacción La delantera

@la_delantera