Real Celeste, un equipo que cuenta con una artillería pesada en todas sus líneas, sólo necesita el título en la Liga Mayor Femenil (LMF) para redondear su siempre protagonista participación en este competencia. Surgido en el 2008, este conjunto es uno de los más poderosos en el país.

Sergio Barrera decidió formar Real Celeste cuando su hija Paola ya no tenía cabida en Andrea’s Soccer, de Armando Magaña, después de 10 años de formar parte de esta escuela. Cruazulina hasta el tuétano, no dudó en sugerir un nombre un tanto “azulado” para el nuevo cuadro.

Desde sus inicios, se mantuvo en los primeros lugares de los torneos donde participaba. En la Superliga, se alzó con dos campeonatos y dos subcampeonatos, y, en la LMF, ya fue subcampeón en dos ocasiones; primeramente, al caer en la final contra la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), en el 2013, y, este año, contra Reinas Montrer. Al equipo mexiquense sólo le falta esa estrella que lo acredite como el mejor del país y, quizá, este 2015 lo logre.

Real Celeste, a diferencia de otros equipos, no tiene una cantera que dote al primer equipo, sino que integra a futbolistas con grandes capacidades para crear una escuadra de élite. No hay entrenamientos, sólo días de partido, pero las jugadoras mantienen un buen ritmo y unidad, que seguramente se incrementaría con las prácticas.

En una entrevista concedida por Sergio Barrera hace más de un año, el dirigente destacó que mantener a su plantilla le costaba entre 25 mil y 30 mil pesos al mes, entre transporte, uniformes, comida, arbitrajes, canchas y pago a algunas jugadoras. Algo que poco se ve en el futbol femenil mexicano.

Además de participar en LMF, Real Celeste lo hace en Copa Telmex, Copa Kotex, Copa Banco Azteca, Copa Bicentenario y en el Nacional de Futbol Rápido y Futbol Siete.

Las jugadoras más representativas de este equipo son: Lizeth Montes, Susana Romero, Martha Santiago, Paola Barrera, Marylin Díaz, Karen Lozoya y Claudia García, quien, lamentablemente, perdió la vida en noviembre de 2013, a causa de un paro respiratorio. El talento de García no se limitó a Real Celeste, pues la delantera jugó en la Selección Nacional Sub-20, en el Mundial Chile 2008; una goleadora nata que dejó una enorme huella en el cuadro azul.

Sin dudarlo, Real Celeste será, nuevamente, fuerte candidato al título en el próximo torneo de LMF, pero deberá enfrentarse no sólo a los rivales, sino a una lucha propia que, por razones desconocidas para nosotros, no ha dejado a sus jugadoras dar el toque final.

Redacción La delantera
@la_delantera