Pocos son los equipos de futbol femenil que se mantienen a través del tiempo y Tultitlán es uno de ellos. Se fundó en 1992, cuando un grupo de mujeres buscaba un espacio para practicar un deporte, lo que, para entonces, no era tan fácil de hacer.

En el marco del reciente campeonato obtenido en la categoría Premier de la Liga Mexicana de Futbol Femenil (Limeffe), La delantera presenta la entrevista con Bertha Silva, coordinadora y una de las entrenadoras del equipo. Ahora, sabemos cómo este equipo se ha mantenido durante más de dos décadas.

“Yo trabajo en el ayuntamiento de Tultitlán, y, en aquellos años, el director administrativo formó el equipo, con puras secretarias, nos pusieron un entrenador, pero no todos tenían la paciencia de entrenarnos porque es difícil trabajar con mujeres; muchas chicas se fueron, pero yo fui ‘jalando’ gente que ya jugaba futbol”, cuenta Bertha.

La coordinadora de las campeonas señala que el profesor Pedro Álvarez (actual presidente) fue uno de los impulsores de este club, y que, en sus inicios, él, quien trabajaba de árbitro, se encargó de entrenar al equipo. Cuando Álvarez logró entrar a laborar al club Necaxa, de la Primera División, apoyó al conjunto con uniformes de los ‘Rayos’, camiseta que, hasta la actualidad, lo identifica.

Tultitlán Femenil comenzó a pisar fuerte en las ligas locales de Tepotzotlán y Melchor Ocampo; posteriormente, incursionó en una liga nacional, que incluso les permitió jugar en estadios que albergaban futbol profesional. En el 2006, Tultitlán representó al Estado de México en la Olimpiada Nacional, de la que salió campeón.

Una de las ventajas de este equipo es su casa, pues el Deportivo Cartagena es la cancha donde juega de local y, en cada partido, sus gradas se llenan para ver a las jóvenes futbolistas, quienes hace apenas unas semanas le dieron una alegría a su afición con el título de Premier, lo que, automáticamente, las asciende a la Primera División de Limeffe, la Superliga. Los entrenadores y principales artífices de los triunfos de Tultitlán son Alonso Trejo Juárez, Pedro Álvarez, Maricruz Rivas y la misma Bertha Silva.

Foto: Griselda Campos

Foto: Griselda Campos

Respecto al reciente campeonato, Silva enfatizó:

“Fue un gran reto porque tuvimos problemas para que el equipo entrenara, pues casi todas las jugadoras estudian por la tarde. Pero ellas iniciaron el torneo con la convicción de ser campeonas y se logró, (…) solamente tuvimos una derrota.”

En cuanto al ascenso a la Superliga, Silva aceptó que se trata de una competencia que les exigirá mucho más, no sólo en lo deportivo, sino en lo económico; por ello, están buscando patrocinadores que permitan la supervivencia del equipo en el máximo circuito de Limeffe.

“No es fácil conseguir patrocinadores, estamos en eso, para que las chicas jueguen más desahogadas y no tengan la preocupación de que, en ocasiones, no puedan ir a los partidos por falta de dinero; por eso, estamos buscando a empresas que quieran invertir en futbol femenil, sobre todo aquí, que es una zona industrial.”

Mientras tanto, Tultitlán buscará el apoyo del municipio para solventar arbitrajes, mientras que los transportes planean ser costeados por los padres de familia y, en cuanto a los uniformes, Silva señala que mantendrán los mismos por lo menos otra temporada para no hacer el gasto.

La coordinadora también destacó a las jugadoras más importantes en la historia de Tultitlán Femenil: Judith Salinas, Rocío Juárez, Lucero Vega, Melany Hernández, Donají Romero, Melissa Vázquez, Daniela y Liz Coronado, Arantza Jiménez, Nancy y Angélica Álvarez y Maricruz Rivas (quien ahora también es entrenadora en el equipo), entre muchos otros nombres de futbolistas que han dejado una honda huella en el club.

Este grupo es muestra de que el futbol femenil puede sostenerse, a pesar de los obstáculos. Día con día, Tultitlán Femenil sigue en la búsqueda de nuevas formas de desarrollo.

Foto: Griselda Campos

Foto: Griselda Campos

Redacción La delantera

@la_delantera