Uno de los equipos más importantes en los últimos años del futbol femenino alemán es el Turbine Postdam. Esta escuadra ha logrado permanecer, por largo tiempo, entre los primeros lugares de la Bundesliga Femenil.

A lo largo de su trayectoria, desde que el conjunto se fundó en 1971, han ganado diversas competiciones. Fueron los años 80 cuando el conjunto comenzó a descubrirse en un verdadero apogeo: con una década de vida, empezó a sobresalir no sólo en justas nacionales; sino, también, internacionales.

En ese entonces ganaron seis ligas de Alemania del Este. Sin embargo, después de la caída del muro de Berlín, se ubicaron en la Segunda División. Fue hasta el año de 1994 que ascendieron al primer circuito y, a partir de esa fecha, trabajaron arduamente a través de una larga senda de tiempo, lo que culminó en su primer subcampeonato, en 2001.

Sólo algunos años después, el Turbine Postdam mejoró deportivamente y ganó dos Ligas de Campeones (2005 y 2010) seis Bundesligas (2004, 2006, 2009, 2010, 2011, 2012) y tres Copas, así como dos finales perdidas de la Liga de Campeones. Este impresionante resultado hace reconocer al Postdam, hoy por hoy, como un equipo sumamente difícil de enfrentar; incluso, para uno de los mejores cuadros de la liga alemana y actual campeón, el Wolfsburgo.

El Turbine Postdam es una escuadra que ejemplifica el resultado positivo que la constancia y el trabajo tiene en un grupo. Su ascenso al primer circuito alemán les costó años de trabajo, mismo que no fue desaprovechado al llegar a la Frauen-Bundesliga.

Necesariamente, después de conocer su historia, el Turbine es ahora un equipo a seguir: es la muestra de lo que cada conjunto mexicano debe buscar para lograr grandes y exitosos resultados.

Redacción La delantera

@la_delantera