Hoy por hoy, la Primera División Femenina Española cuenta con conjuntos filiales a los grandes clubes masculinos. Existe, por ejemplo, un Bracelona, un Valencia, un Atlético de Madrid. Alrededor de la comunidad madrileña en España suena mucho la siguiente pregunta: “¿Necesitamos a un Real Madrid Femenino?”… ¿Tú qué opinas?

Si bien existe la posibilidad de que la incorporación de un Real Madrid Femenino aparezca en el máximo circuito, junto a un Atlético de Madrid y a un Rayo Vallecano que no sólo compiten por un título, sino que desarrollan su balompié estatal y nacional con una cantera cada vez mayor, habría que analizar qué tan benéfico sería la aparición de un club que, tan sólo con su nombre, atraería jugadoras y simpatizantes a nivel internacional.

Pensemos por un momento qué pasaría con todos los equipos de la Liga Española que no tienen poder económico para reforzar fuertemente su plantel temporada a temporada. Si, bajo dicho escenario, llegara un nuevo y potente Real Madrid a la competición, sería, en primera instancia, un golpe aparentemente positivo para los medios de comunicación. En cambio, en cuanto al cambio en el sistema femenino de futbol español que, hoy por hoy, cuenta con sus propias rivalidades entre clubes, simpatizantes y partidos intensos distintos a los de la liga masculina, el Real Madrid Femenino podría resultar ser tanto benéfico o perjudicial.

Si el Real Madrid Femenino quiere llegar a imponer junto su nombre una espectacular plantilla de jugadoras, aprovechando la altísima posibilidad de inversión del club, con el único objetivo de hacerse presente rápidamente en los primeros lugares tanto nacionales como internacionales, entonces podría convertirse en un cáncer para el futbol femenino español.

Ahora: si el Real Madrid Femenino apareciera junto con el propósito de crear una cantera propia y, por tanto, con el objetivo de desarrollar deportivamente la parte femenina de su club, podría ser una excelente idea. Si aprovecharan esa vacante que las jugadoras femeninas aficionadas a su club sienten por no poder aspirar a jugar para el equipo de sus amores; si, finalmente, el Real Madrid Femenino aportara jugadoras españolas tanto a los demás equipos de la liga como a otros conjuntos internacionales.

Así pinta la situación para una Primera División Femenina Española que, aunque no sabemos cuándo, tarde o temprano recibirá a un Real Madrid Femenino entre sus filas. Tiene que aceptarse que la necesidad mediática de formar el club femenil aumenta cada día; sin embargo, si el proyecto se realiza con pies y cabeza, podría surgir un nuevo rival para unirse a la fiesta futbolística (y no monetaría) que el balompié femenino español ha creado con el paso de los años. Podrían crearse nuevas rivalidades históricas en la liga y cientos de jugadoras con la oportunidad de crecer alrededor del mundo.

Redacción La delantera

@la_delantera