Katia García, una de las capitanas de Pumas, empezó a jugar futbol a los 12 años, una edad que ella misma califica como tardía, si se toma en cuenta que lo idóneo es que las niñas comiencen a hacerlo desde los 5 o 6 años, aproximadamente. Sin embargo, este hecho no frenó las ilusiones de una joven que un día tomó la decisión de entregar el resto de su vida al deporte de sus amores.

Estudiante de la licenciatura en Ciencia Política y Administración Pública, Katia no ha soltado al futbol desde que inició en Andrea’s Soccer. Motivada por la importancia del futbol en su familia, lo convirtió en su pasión.

“Jugaba por mi casa, con equipos de niños, jugaba con el equipo de mi hermano; después, pasé a Andrea’s Soccer, que fue mi primer equipo de niñas, y, cuando entré a la prepa, ya estuve en Pumas.”

Katia estudió en la Escuela Nacional Preparatoria Antonio Caso, de la UNAM, conocida simplemente como Prepa 6, y, desde que pisó las aulas, se mantuvo firme en su objetivo de estar en el primer equipo. Inició los entrenamientos con Jair Juárez y, de la plantilla de Media Superior, ascendió a la primera fuerza de las felinas, donde milita hasta ahora.

“Un día fui a entrenar y me gustó el ambiente, la forma de entrenar, los horarios, todo me gustó mucho (…) ha sido una etapa muy buena, fuimos una generación que empezó desde la prepa y nos mantenemos en el equipo ahora que estamos en la universidad.”

Foto: Facebook

Foto: Facebook

La generación de la que habla Katia es una camada de oro en la que destacan Daniela Sánchez, una poderosa delantera que es dinamita pura en el ataque auriazul; Andrea Romero, otro elemento clave en el parado de Pumas; Valeria Miranda, quien fue mundialista Sub-20 en Japón 2012; Hireri Velázquez, otra peligrosa goleadora; Ana Contreras, la portera titular de Pumas, con quien Katia compartió cancha desde Andrea’s Soccer; por mencionar solo a algunas.

“Fueron compañeras en un momento; pero, con los años, se vuelven parte de una familia.”

El futbol femenil en Pumas lleva un proceso que va desde la preparación en equipos juveniles, hasta la madurez de las futbolistas, ya en su etapa universitaria; además, las felinas no descuidan la escuela, por lo que tienen el reto de combinar ambos aspectos de su vida.

“Es una gran ventaja, frente a los otros equipos, que Pumas siga estos procesos; eso, ayuda a que, como equipo, tengamos triunfos, que sea un grupo sólido, en cuanto al futbol y también en la escuela, porque es fundamental que estemos estudiando para llevar este proceso, nos beneficia como jugadoras, porque, cuando estás en el equipo de Media Superior, ves a tus compañeras mayores como un ejemplo a seguir.”

Para la joven, los mejores momentos con Pumas han sido dos: el primero, un tercer lugar obtenido en Olimpiada Nacional frente al representativo de Chihuahua (uno de los primeros logros del cuadro universitario en este certamen):

“Fue mi última Olimpiada, íbamos perdiendo 1-0, nos levantamos de ese marcador en contra; fue un partido en el que tuve muchos nervios, pero estaba ansiosa por ganar, todo nos salió, no fue un campeonato, pero merecíamos ese tercer lugar.”

El otro momento cumbre para Katia fue el título del torneo de Copa en la Liga Mayor Femenil (LMF), en 2013. Pumas enfrentó a Dragonas en un intenso partido que terminó 3-3 en tiempo regular; pero, en penales, las universitarias se impusieron 3-1.

“El clima era adverso, íbamos perdiendo 2-0, pero ganamos.”

Respecto a la participación de Pumas en el Apertura 2014, la defensa lateral acepta que no fue el mejor torneo para el equipo, pues, aunque su meta principal no es el título de LMF, sino la medalla de oro en la Universiada Nacional, ellas siempre quieren ganar. “

“Tuvimos problemas en el equipo, por lesiones, por jugadoras que se fueron, otras que llegaron… Pero nos dejó una enseñanza, nos dejó ver que teníamos falta de comunicación, dentro y fuera de la cancha, de los fracasos y derrotas es de donde más aprendes; este equipo podrá dar el salto hacia la madurez luego de eso y conquistaremos nuevas metas.”

Pumas todavía está en pretemporada hacia la Universiada Nacional, trabajando en el aspecto físico, la fuerza, la potencia, la velocidad, la táctica y en su estado anímico:

“(…) creemos que traemos un equipo fuerte y completo, por lo que nuestro objetivo es ir por la de oro; por eso, vamos a trabajar con todo para los partidos, ya sean de liga o de clasificación, hacia la Universiada.”

La futbolista también persigue metas personales para este 2015: terminar su carrera (lo que implicaría retirarse del futbol universitario) y, por qué no, soñar con el hecho de estar en la Universiada Mundial, que tiene lugar este año.

“Me gustaría lograr ir a esta Universiada; esa sería la mejor forma de cerrar este ciclo futbolístico.”

Katia no oculta su amor por Pumas: estar tanto tiempo en Pumas no te deja espacio en el corazón para estar en otro equipo; toda tu alma le pertenece a estos colores, irme con otro equipo sería como no estar ahí, aunque se siga tratando de futbol”, confesó la jugadora.

Foto: Adria Vega

Foto: Adria Vega

Además, añadió que su siguiente proyecto dentro del balompié es convertirse en árbitro.

“Estoy atenta a la convocatoria que sale este año, para ver el futbol desde la perspectiva de un juez (…) me gustaría pitar mundiales femeniles o el propio futbol varonil, en la Liga o en un Mundial”.

Asimismo, la universitaria expresó su admiración por la estadounidense Abby Wambach, a quien no sólo reconoce sus capacidades futbolísticas, sino su posición respecto al hecho de que el Mundial Canadá 2015 se jugará sobre césped artificial, una situación que la seleccionada de Estados Unidos, y 60 jugadoras más, señalaron como discriminatoria.

“Ella fue una de las que inició y puso las cartas sobre la mesa; eso, fue algo que admiré mucho.”

Pero la deportista también ha contado con su familia, cuyo ejemplo la ha impulsado; en especial, la figura de su abuela, María Hernández, a quien considera una mujer fuerte que ha sabido mantenerse a pesar de las adversidades.

“Ha salido de cualquier problema y siempre de pie, apoyando a sus hijos, a sus nietos, a pesar de que ella no esté bien.”

Pase lo que pase, Katia se mantendrá firme dentro del mundo futbolero; si no es liderando a un equipo en el terreno de juego, lo hará como el central que hará valer el reglamento. Ella se guía por su filosofía soñar y luchar por lo que quieres, nunca dejes de soñar.

Foto: Facebook

Foto: Facebook

Adria Vega
@NellyAtlas / @la_delantera