A los seis años de edad, ya sabía lo que era la emoción de correr tras un balón de futbol en una cancha de aficionados que, en el transcurso de 16 años, pasó de ser una actividad de entretenimiento, a una pasión para toda su  vida, misma que le ha permitido pisar las canchas en otros continentes y enfrentar a grandes rivales sobre el terrero con el escudo de México en su piel y como parte de la Selección Nacional de Futbol Femenil… es Yamile Franco Tirado, “Puma”.

La encontramos en los terrenos que son su dominio, una cancha de futbol, donde  hace una pausa con el balón para platicar con La delantera.

De complexión delgada, alegre, con su playera en color rosa y short negro, Yamile inicia la charla con el recuerdo de sus primeros contactos con el mundo del futbol, el cual fue gracias a que ingresó a un equipo del Estado de México, mismo que estaba conformado, en su mayoría, por niños. Sin embargo, esta situación no la intimidó en lo más mínimo para seguir dándole con todo al balón.

Podría decirse que así inició su carrera, en la cual, a los 11 años de edad, logró pasar las puertas del equipo Andrea’s Soccer, donde, el primer día que se presentó, llegó portando una prenda del uniforme de la UNAM, por lo que sus compañeras la bautizaron como la “Pumita” o “Puma”.

Con este equipo, Yamile Franco jugó diversos torneos de los que salió campeona. Posteriormente, se incorporó al equipo “Holanda”, representante del Estado de México, con quien conquistó el primer lugar de la Copa PRI, además de obtener el primer lugar en la categoría libre en futbol siete; en tanto que, en el torneo nacional de futbol rápido, ganó el tercer lugar.

Ya encarrerada, logró arribar a su participación en la Liga Mayor Femenil con el conjunto Real Celeste, hasta conquistar el bicampeonato de la Copa Telmex, y alcanzar el segundo lugar de la liga celebrada en Cuernavaca, Morelos.

Con entusiasmo, Franco Tirado narró cómo fue que continuó con su constante esfuerzo, hasta que llegó a una Olimpiada Nacional que finalmente marcó su vida, ya que ahí fue donde integrantes de la Selección Nacional la detectaron y le realizaron la invitación para formar parte del representativo nacional.

Ya en el combinado Azteca Sub-17, Yamile comentó que acudió al Pre-mundial celebrado en Trinidad y Tobago; posteriormente, con la Sub-20, en Panamá, jugó en el Pre-mundial como parte del equipo que obtuvo el tercer lugar y, con ello, el pase al Mundial de Futbol Femenil, donde recuerda con gran brillo en sus ojos, que logró anotar un gol contra el representativo de Nueva Zelanda, en el minuto 85, donde el marcador final fue a favor de México por 4 a 1.

“Ni siquiera lo festeje porque no lo podía creer; aún siento que haber metido un gol es mi máximo logro dentro de mi carrera…”

¿Cómo ve a la Selección?

Tras esta anécdota, Yamile toma un breve respiro para pasar a una reflexión en torno a la situación en la que se encuentra, hasta el día de hoy, la Selección Nacional Femenil de Futbol, la cual, a consideración de nuestra estrella “va por buen camino”:

“Vamos bien; va creciendo, ya que se ha logrado que la gente vea y vaya aceptando el futbol femenil. Es bueno, hemos logrado grandes cosas…”

Sin embargo, deja en claro que aún hay mucho más por qué seguir tras el balón, ya que, entre sus objetivos, está el obtener mejores resultados con la Selección Mayor y llegar a un punto más alto del que hasta ahora han llegado, para que tengan la oportunidad de que todo México las vea y sepan que “el futbol femenil existe y es bueno”.

Yamile cuenta que, como seleccionada, ha viajado a otros países, donde ha visto las grandes diferencias de la importancia que representa el futbol femenil en diferentes regiones donde, incluso, es ya “un hábito” para las mujeres de diferentes edades, mientras que, en nuestro país, aún sigue tomándose  como un pasatiempo.

En este punto, consideró, ya no es tanto responsabilidad de la Federación u organizaciones, sino, más bien, de las personas y aficionados en general que deben cambiar su punto de vista y visión de esta disciplina, ya que “sería muy bueno y productivo para el país que voltearán a ver el futbol femenil para que se interesaran por él, y así obtener patrocinios y dinero”.

En el país, aseguró, hay mucho talento, la niñas ven jugar a otras futbol y les fascina; sin embargo,  en la actualidad, ya no necesitan tanto el apoyo de la Federación, sino más bien del mismo pueblo, de la sociedad, en el sentido de que acepten que el futbol femenil es igual que el varonil.

Al referirse al futbol varonil que se práctica en el país, comentó que éste ha perdido seguidores porque…

“…ha perdido esas ganas de jugar por placer. Ahora es más por dinero, por comercio, por patrocinios… En comparación con el futbol femenil, donde lo haces por amor, porque amas a tu país, porque sientes la camiseta, porque quieres ganar un mundial, porque, como persona, quieres ser algo.”

Próximas jugadas

En cuanto al futuro próximo, Yamile Franco tiene bien definidas sus estrategias y siguientes movimientos, al mencionar que, además de jugar futbol y representar a México en diversas justas internacionales, continuará su preparación para cimentarse como profesional en este campo, que es su mundo.

Para ello, apuntó, estudia la licenciatura de Dirección y Administración de Empresas del Deporte, en la Universidad Anáhuac, por lo que su vida seguirá alrededor de los balones y el deporte nacional.

En estos mismos planes, se visualiza “en siete o quizá diez años”, una vez que haya concluido su carrera profesional, desarrollándose  en la organización de eventos deportivos en México, para buscar llegar hasta dentro de las filas de la Federación Mexicana de Futbol o la misma FIFA.

Redacción La delantera

@la_delantera