Centellas es el actual campeón del máximo circuito de la Liga Mexicana de Futbol Femenil (Limeffe), la Superliga; y la clave del éxito de este conjunto es el esfuerzo constante. Para muestra de ello, su capitana, Paola Cotero, quien combina los roles de madre, trabajadora y futbolista. Esta es su historia.

Paola se enamoró del futbol a los 12 años, cuando empezaba a jugarlo en el equipo de Tultitlán, que entonces era entrenado por Pedro Álvarez, un hombre con una amplia relación con el futbol: incluso, era utilero del Club Necaxa. En ese cuadro, la defensa central permaneció por 10 años, pero, con el surgimiento de algunas diferencias entre su padre, José Alberto Cotero, quien también fungía como entrenador, y los directivos de Tultitlán, sucedió una fractura y la familia Cotero se apartó para formar su propio club: Centellas.

“Era un sueño compartido con mi papá; queríamos tener nuestro equipo, nuestras propias satisfacciones… Es algo muy bonito, compartir algo que a los dos nos apasiona; ver a las niñas que llegan al equipo y ver que están aprendiendo, que te toman como ejemplo de jugadora y como persona.”, declaró Paola.

La capitana ha cosechado varios triunfos: en el 2006, fue campeona nacional de la Olimpiada, todavía con Tultitlán, y, en el 2007, alcanzó el subcampeonato. Asimismo, ha tenido la posibilidad de viajar por la República Mexicana gracias al futbol: una gira por Durango y otra por Cabo San Lucas, Baja California Sur.

El futbol, además de permitirle conocer otros lugares, la ha dotado de experiencias positivas, pues, aunque Paola se ha presentado a varias visorías, no ha sido pre-seleccionada por el cuerpo técnico de la Selección, aunque no por ello deja de ponerle empeño a su trabajo en la cancha:

“para mí, el futbol es algo desestresante, me apasiona, es mi manera de hacer ejercicio; estar en Selección no es mi meta, yo juego futbol porque me gusta, por la pasión de jugar, de ir detrás del balón (…) he platicado con chavas que están en Selección y sí es algo muy bonito, pero no es algo del otro mundo, la ambición que tienen otras jugadoras para estar ahí es buena, pero no es mi caso, a mí me gusta jugar bien, aunque sea en la calle.”

La futbolista de 24 años comparte el terreno de juego con su hermana, Fernanda Cotero, por lo que hacen valer el hecho de que Centellas sea una familia; además, conjuga su papel de madre con el que desempeña como líder del equipo, al portar el gafete de capitana.

“Es algo difícil, pero satisfactorio. No sólo te dedicas a ser ama de casa o esposa; a veces, se me complica ir a entrenar, pero me organizo también para ir jugar (…) mi esposo me acompaña a los partidos, me apoya y no descuidamos la convivencia familiar (…) entre semana trabajo por las mañanas, entrenamos dos días y todas las tardes las dedico a mi hija Bárbara.”

Paola destacó que todas las integrantes de Centellas tienen una profesión o se están preparando para ello. En su caso, es licenciada en Educación Física y trabaja con niños de preescolar, en una institución pública; pero, también, en una privada, en los niveles de secundaria y preparatoria.

“Somos un equipo que no se conforma con poco. Si vamos a un torneo, siempre queremos ganar, desde que se creó Centellas hemos logrado muchas cosas que no había alcanzado en una década de trabajo con el futbol”, añadió.

Acerca del más reciente título de Centellas, conseguido en Superliga, la zaguera dijo sentirse feliz, pues es el primero que consiguen de esa índole.

Esta es la primera vez que quedamos campeonas, nuestro primer objetivo era calificar y fuimos paso a paso hasta lograr el campeonato, con base en el trabajo de todas… Nos ha costado trabajo, dinero, cansancio, esfuerzo, pero todo valió la pena para lo que obtuvimos, demostramos de lo que somos capaces.”

Las metas de Paola van desde tener una casa y dedicar todo el tiempo a su hija, hasta conseguir una plaza en alguna institución gubernamental y, por supuesto, mantener el proyecto de Centellas, incrementando el número de categorías en el club, con miras a convertirse en un cuadro reconocido a nivel nacional.

Los objetivos a corto plazo de Centellas son derrotar al campeón de la Zona Norte de Limeffe y conseguir el bicampeonato en Superliga.

Foto: Facebook

Foto: Facebook

Redacción La delantera

@la_delantera