Teresa Noyola nació el 15 de abril de 1990, en la Ciudad de México. Cuando apenas tenía tres años, emigró con su familia a Bahía de California, en los Estados Unidos, por lo que su vida se desarrolló allá, aunque eso no fue impedimento para que, tiempo después, defendiera la camiseta mexicana en una cancha de futbol.

Noyola, quien hace unos días convirtió el gol con el que México se impuso a República Checa en la Copa Chipre, se interesó por el futbol desde muy pequeña. Al crecer en una nación en la que el balompié es una actividad común entre las mujeres, la mediocampista explotó sus capacidades dentro del terreno de juego, lo que la ha llevado a recibir distinciones por su alto rendimiento como deportista.

Se integró a los equipos juveniles de la Selección de Estados Unidos; incluso, jugó la Copa del Mundo Sub-20 de Alemania 2010 con la camiseta de las barras y las estrellas, pero, poco tiempo después, se decidió por México y, en el 2011, para el Mundial absoluto, ya se había calzado la playera verde.

Noyola confesó para la página oficial de FIFA que en el certamen Sub-20 se dio cuenta de lo que le depararía el destino:

“sencillamente, me dio una idea de lo que quería hacer y de lo que me apasionaba verdaderamente (…), juegues en la selección en la que juegues, da igual: sientes esa pasión. Cuando yo estaba con Estados Unidos en Alemania, sabía lo que quería hacer. Quería estar ahí fuera, en el campo. Cuando empecé a jugar con México, lo sentí más todavía. En la Selección Mayor me di cuenta de que esto es lo que quiero. Creo que (el Mundial sub-20) sienta las bases para la Selección grande.”

Actualmente, la jugadora milita en el Houston Dash, de la NWSL (National Women’s Soccer League), una liga que está elevando su nivel, aunque pocas mexicanas han podido vivir la experiencia de jugar en ella. Antes de estar en este club, Noyola destacó en el futbol colegial, con la Universidad de Stanford, pues, en 2011, un cabezazo suyo significó el campeonato nacional, al vencer a la Universidad de Duke.

También en 2011, obtuvo el reconocimiento académico-atlético de la Dirección Nacional de Entrenadores de Futbol Asociación de América (NSCAA). Además, en 2012, recibió el trofeo Hermann, que la acreditó como la mejor futbolista a nivel universitario de la nación estadounidense.

Su nombre no ha faltado en las convocatorias de Leonardo Cuéllar para Selección Mayor. Se le vio en partidos amistosos, pero, también, en el Pre-Mundial y en los Juegos Panamericanos y del Caribe Veracruz 2014, donde se colgó la medalla de oro. Noyola Bayardo tiene altas probabilidades de estar en Canadá 2015, en la tercera participación de México en una Copa del Mundo.

Redacción La delantera
@la_delantera