La Selección de Futbol Femenino de Japón es uno de los equipos más poderosos dentro del continente asiático. Un gran fomento al desarrollo del deporte femenino en la actualidad ha permitido que, hasta hoy, sean las campeonas del mundo.

Son la única Selección del continente asiático que ha conseguido estar en todas las ediciones de la Copa Mundial. Están clasificadas a la actual Copa Mundial Femenina de la FIFA y, en esta ocasión, buscarán coronarse como bicampeonas de la edición 2015, celebrada el próximo verano en Canadá.

Aunque, desde 1991, no han dejado de estar cada cuatro años en la Copa Mundial, históricamente, las niponas no han logrado pasar de la primera fase, a excepción de dos ocasiones: en 1995, año en el cual llegaron a cuartos de final y, por supuesto, en 2011, cuando se proclamaron campeonas mundiales. Sin embargo, a pesar del éxito mundial, las japonesas no habían logrado cosechar una Copa Asiática Femenina de la AFC, situación que cambió el año pasado, cuando vencieron a Australia en la final y se levantaron con la Copa de su continente.

En los años recientes, se ha implantado el proyecto Nadeshiko Vision, el cual se encarga de poner énfasis en el desarrollo del futbol femenino, logrando generar un estilo propio en el balompié de mujeres de Japón.

A pesar de que la actual escuadra  no cuenta con grandes talentos representativos a nivel internacional, sí cuenta con un plantel sumamente ordenado que trabaja en conjunto y equipo al momento de estar en el terreno de juego; esa es la principal clave del éxito para las japonesas. Es lo que las ha llevado, hoy por hoy, a ser no sólo un gran rival para las potencias europeas, sino a superarlas.

Tras el éxito, el seleccionador, Norio Sasaki, quien está a cargo del combinado nión desde el 2008, mencionó, de acuerdo con la página oficial de la FIFA que “las jugadoras más jóvenes me han demostrado que tienen mucho potencial y han aprendido valiosas lecciones para el futuro”.

Redacción La delantera

@la_delantera