Nayeli Rangel es una de las futbolistas más constantes en Selección Nacional, y este año podría vivir su segunda Copa del Mundo, en Canadá 2015. Te presentamos una breve semblanza de esta jugadora, actual capitana del ‘Tricolor’ Femenil.

Nació el 28 de febrero de 1992 y, desde pequeña, mostró interés por el deporte, siempre apegada a los balones y al juego con sus hermanos. A sus 22 años, tiene una vasta experiencia con el representativo mexicano, tanto en selecciones juveniles como en el equipo Mayor. La mediocampista ha sido pieza clave de las aztecas desde antes del 2008, cuando estuvo en el grupo que dirigía Andrea Rodebaugh y que asistió al Mundial Sub-20 de Chile 2008; desde entonces, la regiomontana es una de las jugadoras más sobresalientes.

“El futbol es mi pasión, lo que amo hacer; he tenido la fortuna de vestir la playera de Selección Nacional, defender estos colores es un orgullo, un honor, es mi sueño y lo estoy cumpliendo (…) a veces, te topas con obstáculos, por ser mujer no encuentras ligas porque hay quien no ve bien que las mujeres jueguen futbol; quisiera que fuera diferente, da tristeza que no sea igual, pero, en mi caso, nunca recibí comentarios negativos en mi familia, que me dijeran que esto no era para mí; mis papás me apoyaron siempre, me motivaron”, declaró en 2011, en una entrevista para el diario Reforma.

En Alemania 2010, Rangel fue capitana de México Sub-20, el primer selectivo mexicano femenil en superar la fase de grupos en un Mundial de futbol; todavía, está latente el gol que Nayeli marcó frente a Japón en aquella justa mundialista: Stephany Mayor se quitó a tres rivales por la banda derecha y mandó un centro preciso que Rangel remató de cabeza para el momentáneo 3-1 para México; aunque el juego terminó 3-3, quedó para la historia esta jugada.

La carrera de la jugadora iba en ascenso, al ser no sólo protagonista dentro de la cancha, sino una de las más asediadas por el público fuera de ella; pero una grave lesión en la rodilla izquierda la marginó, en 2011, de los campos de futbol. Fue, justamente, después de Alemania 2011, en una concentración con la Selección, cuando un taponazo con una compañera la lesionó.

Marcó mi vida porque nunca me había tocado una lesión, ni un tobillo ni nada”, confesó Rangel, quien, por esta situación, se perdió los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 y el Pre-Olímpico hacia Londres. En total, fueron seis meses que la mediocampista pasó lejos del futbol; pero ha salido avante y, en el ahora, se mantiene como una inamovible de las convocatorias de Leonardo Cuéllar.

En mayo de 2014, Nayeli inició un proyecto de escuela de futbol femenil, después de colaborar en clínicas que la hicieron inclinarse por mantener su legado en las canchas. La propuesta surgió como un acuerdo con el Flash de Monterrey. La academia tenga sede en las instalaciones de la Liga de Futbol Casa Bella.

“Esta es una experiencia nueva para mí, siento una satisfacción muy grande, y empezaremos trabajando con muchas ganas, porque voy aplicar todo lo que he aprendido en Selección y, con gusto, vamos a compartir toda esta experiencia con las niñas, al igual que continuar con mi carrera, ya que estaremos combinando mis llamados a la Selección Mexicana con la Academia”, expuso la futbolista en la inauguración.

Nayeli ha disfrutado la dulzura del triunfo; pero, también, los tragos amargos del futbol, por lo que pone su mayor esfuerzo en cada llamado a Selección, lo que le ha valido no sólo constancia en el equipo, sino la obtención del gafete de capitana. Por ello, la originaria de Nuevo León es una líder en la cancha, y lo demuestra con buen futbol y el diálogo que mantiene con sus compañeras durante los 90 minutos de cada partido. Rangel es un apellido que no extrañaría ver en la lista definitiva, rumbo a Canadá 2015.

Redacción La delantera
@la_delantera