El viernes por la tarde, Manuel arañó el balón para mandarlo a tiro de esquina y evitar el empate, cuando se consumían los últimos instantes del primer partido que jugaba en el Estadio Azteca, ese recinto sagrado del que sólo los grandes salen con la victoria sobre los hombros. Él lo hizo, pero no estuvo solo, ella le habló en el instante preciso; sí, recordó insistente la voz de su entrenadora, Tere Campos, que poco más de un mes atrás le dio el mejor consejo para un portero: “Ve a todas las pelotas. No desistas”.

Tere Campos odiaba el futbol. De niña, no imaginaba que aquella actividad que no le despertaba mayor interés, hoy sería el centro de su vida. Su casa, que está en vías de remodelación, deja ver al amor de sus amores en cada rincón. Balones, reconocimientos, camisetas, diplomas, zapatos de futbol… el pequeño rincón en el sur de la Ciudad de México, muy cerca del Estadio Azteca, es una especie de homenaje al balompié, ese que ha sido todo para ‘Teresita’.

Es entrenadora en el Centro de Capacitación (CECAP) de la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut), en un grupo de aproximadamente 40 niños de entre 6 y 17 años; tiene el título de Directora Técnica y añora dejar un legado en el deporte; por eso, no sólo se limita a las sesiones en el CECAP o en la cancha improvisada del patio de su casa, en la que enseña los miércoles y viernes, sino que busca siempre estar a la vanguardia en el futbol, razón por la que da conferencias y ponencias, como la que dio hace poco en la Universidad Anáhuac Norte.

Fue la primera mujer que dirigió en Tercera División, en Venados Neza y Coyotes Neza. Además, estuvo en segunda división con los Gallos Blancos. Para FIFA, CONCACAF y Femexfut, quien fuera jugadora de Shumma es especialista en porteros.

– Tere, cuéntame de tu etapa como jugadora.

“Jugué en mil equipos, llegué a jugar hasta seis partidos por día, fue una experiencia muy bonita. Yo odiaba el futbol; pero, después de un rato, me gustó, le eché muchas ganas… la disciplina que ahora tengo como entrenadora la tenía como jugadora y eso que a mí nunca me entrenaron como yo ahora entreno a mis porteros.”

– Y también estuviste en Selección Nacional.

“Ser seleccionada nacional fue lo mejor que me pasó en el futbol, a pesar de que también fui campeona nacional y hasta internacional con Shumma. (…) fui pre-seleccionada nacional, estuve cuando la Selección era dirigida por Armando Magaña, y me mantuve durante varios procesos; a mí me seguían llamando, cuando llegó Leonardo Cuéllar, de entre 12 porteras mexicanas, fui la única que se quedó, pero un día antes del Mundial de Estados Unidos 1999 ya no estaba en la lista, eso fue algo que me pegó tanto que ya no regresé a Selección.”

La jugadora continuó su camino, entrenaba con una barda de frontón y siguió jugando con el nivel hasta entonces mostrado, lo que le valía comentarios de la gente como “por qué no estás en Selección Nacional”, y, aunque fue llamada al Tricolor en un par de ocasiones más, decidió dejar esa camiseta.

“Me gustó mucho esa etapa; levantarnos temprano, a desayunar, a que nos pesaran, ponerte el uniforme, el pants de Selección Nacional, era una gran emoción, me gustaría volver a vivirlo, pero ahora del otro lado, ayudando a las jugadoras, sé que voy a volver a ponerme ese pants y que ahora seré alguien importante.”

Foto: Adria Vega

Foto: Adria Vega

– Eres una de las pocas mujeres con presencia en el futbol varonil…

“Así es. De hecho, incursiono más en él que en el femenil, aunque mi sueño es estar en la Femexfut, pero en Selección Nacional Femenil. He rechazado otras ofertas de trabajo para seguir ahí y, en algún momento, cumplir mi meta, que es poder ayudar a las porteras de la Selección, estar en ese cuerpo técnico… pero si no se da, no me detengo, ahora quiero ser ponente de FIFA o CONCACAF.”

La entrenadora de Anjuli Ladrón, una de las porteras con posibilidades de ir al Mundial de Canadá 2015, siempre busca nuevos caminos que le permiten seguir desarrollando sus capacidades; el año pasado acudió al curso que FIFA impartió en el Mundial Sub-17 Femenil de Costa Rica; de hecho, si Tere no puede cumplir su meta de estar en Selección Mexicana como entrenadora de porteras, no descarta la posibilidad de emigrar a otro país.

“El futbol femenil está creciendo mucho, lo que más amaría es trabajar para mi país, y, si algo tengo muy presente, es que México puede ser campeón del mundo.”

– ¿Crees que Anjuli Ladrón vaya a al Mundial?

“Eso a veces no depende nosotras, pero ella es una persona muy disciplinada, en cuestión de querer lograr el objetivo, cada vez que se puede, entrenamos, en esta cancha, o nos vamos a correr o al parque, hacemos mil cosas para que ella entrene, aunque el hecho de que vaya a veces no depende de ella. Nuestro objetivo es que sea primera arquera y hay tiempo para lograrlo.”

Tere motiva a Anjuli Ladrón y a Angélica Vázquez; la primera, en Selección Mayor, y, la segunda, quien tiene el sueño de estar en la Selección Sub-20, aunque ya ha pasado por Sub-15 y Sub-17. “Yo les digo, cuando estén ahí (en Selección Nacional) sean disciplinadas, convivan, disfruten, pero siempre con mucha disciplina.”

Quien también es amante del café y el diseño decorativo se define como una persona soñadora que vive felizmente, pues ha concretado muchos de sus objetivos.

“Si mañana me muero quiero que quede grabado que soy la mujer más feliz del mundo porque he logrado todo lo que he querido, y lo que no he alcanzado, estoy luchando por hacerlo (…) Paola Guzmán y Justino Compeán se fijan en mí, me mandan a los cursos, pero me lo he ganado, les gusta mi trabajo y por eso sigo ahí.”

La tía de 16 sobrinos presume ser un ejemplo para ellos y para sus alumnos.

“Soy una persona muy motivadora, les hablo con la verdad, no les creo falsas esperanzas al decirles que van a ser Guillermo Ochoa o Alfredo Talavera, pero les digo que ellos son ellos, porteros.”

– Con toda tu experiencia, ¿cuál es tu evaluación del futbol femenil mexicano?

“Le falta mucho trabajo, falta reunir talentos (…) nosotros, como entrenadores, tratamos de hacer algo, pero yo conozco pocas chavas interesadas y que se preparen, porque no sólo es aventar el balón. A mí me gustaría ser inmortal, que se acercaran y que vieran cómo hacer las cosas para compartir con otros y así inmortalizarme; hacen falta más entrenadoras, más mujeres preparadas y que las que ya estemos debemos seguir empujando; todavía es complicado, porque faltan apoyos y recursos, pero puedo decir que la FIFA, CONCACAF y la Femexfut se han interesado.”

Tere es una mujer que se caracteriza por no dejarse vencer y por ayudar a todo aquel que se acerca a ella, aunque, también, ha recibido el impulso de otros, quienes la han levantado en los momentos más importantes de su vida, como Irán Vite, quien fue parte fundamental para que terminara su carrera de entrenadora; o como Karla Schleske Shepard, quien diario comparte con ella consejos para mantenerse en forma; y Dani Cruz, quien se toma un tiempo para eternizar la carrera de Tere, a través de fotos y videos. Una muestra más de que el deporte femenil sólo avanza cuando se trabaja en equipo.

Adria Vega

@NellyAtlas