IMG_9657La constancia, pasión y coraje de tres jugadoras adolescentes las llevará a cumplir uno de sus grandes sueños en su vida, al irse a probar a un equipo profesional de Chile, donde incluso, podrían llegar a jugar en la Copa Libertadores Femenina.

Costanza Oriard Aguirre, Lucia Rodríguez Güemes y Aline Mata Diaz, de 14, 16 y 17 y años de edad, respectivamente, son las futbolistas que tienen en común el amor por el balón desde que eran unas infantes y quienes pisarán el campo de la Universidad de Chile (UdeChile) para afrontar este reto.

Las tres, fueron elegidas luego de una serie de arduos entrenamientos y dedicación tanto al deporte como a los estudios que las llevó a destacar en escuela oficial  de la Universidad de Chile, con sede en la Ciudad de México.

Con el corazón por delante

Costanza Oriard Aguirre

Costanza Oriard Aguirre

En entrevista en su cancha de Casa Popular de la Magdalena Contreras, Costanza Oriard afirmó segura y sin titubar

“Yo pertenezco al equipo de la UdeChile en México y viajaré para participar en la pruebas de la Universidad de Chile para ser parte de su equipo de futbol, porque tengo capacidad y la edad para demostrar que puedo”.

Sonriente y gran actitud, señaló que juega de centro-delantera, y aseguró que “el futbol para mi es todo, desde que me levanto en la mañana a entrenar hasta que me duermo; es más que un juego,  es una pasión que disfruto hacer”.

Este sueño es tan fuerte en ella, que incluso, invitó a compartirlo con otras chicas y a trabajar por lo que anhelan.

“Que le echen ganas, porque no importa la edad que tengan, el futbol siempre se podrá jugar y yo soy un  gran ejemplo de que a los 14 años puede conseguir un sueño si hay dedicación y esfuerzo”

Lucia Rodríguez Güemes

Lucia Rodríguez Güemes

Junto a ella, Lucía Rodríguez Güemes comentó que no recuerda cómo ni por qué, pero el amor por el futbol lo trae desde que era bebé, y de esto hay registro en sus fotos.

Comenzó en el club España, y de ahí la invitaron a jugar con un equipo de niños, pues en aquella época,  no había equipo de niñas, situación que quedo concluida cuando ingreso a la Universidad de Chile, donde se incorporó al equipo femenil”.

Su empeño en el balompié también lo forjó desde pequeña, el mismo ímpetu la llevó a incorporarse a la UdeChile, y coincidió en que meses después estuvo en visorias con la misma Selección Nacional, donde tras un mes de intensos entrenamientos, le informaron que no podría continuar en los planes a causa de su estatura.

Esta noticia fue un golpe para ella, pues más que descartarla por capacidad, los encargados de elegir a las jugadoras solo se fijaron en su estatura.

Aun con coraje reflejado en su mirada, Lucía comentó que Tras conocer la noticia “sentí coraje, porque fue por algo que no estaba en mis manos solucionar”.

“En esa ocasión México quería llevar un equipo ‘grande’, que ganara por estatura y yo mido 1.56 metros. Me dolió, pero también me fortaleció, pues sé que el mejor jugador del mundo mide 1.53, y juega con los pies y la cabeza, y yo tenía que demostrarme que la estatura no impedimento para jugar”. Y esto lo demostrará en la UdeChile.

Aline Mata Diaz

Aline Mata Diaz

Esta misma pasión, es la que tiene Aline Mata Diaz, quien también inició de niña en campos ‘llaneros’ y de barrio de la zona de Naucalpan, en equipos de niños que aunque no eran profesionales, la foguearon para su etapa actual.

“Los niños te enseñan maña, porque te pegan y tú no te dejas.Pero jugar con niñas es diferente y es un trabajo muy específico, porque aunque digan que no tenemos el mismo aguante que ellos,  tenemos otras habilidades”.

En su bachillerato, Alie trató de formar equipos de futbol femenil pero al ver que sus compañeras solo lo tomaban para pasar el rato, decidió seguir por su cuenta, hasta que fue invitada a la UdeChile.

“Desde que entré a la escuela para mí es como un sueño. He progresado mucho y lo veo en mi juego, por lo que he tenido que poner más esfuerzo y dedicación en la cancha y en los entrenamientos”.

“Nunca me hubiera imaginado, siempre desee jugar de manera profesional, pero jugando en canchitas de barrio y no encontrar, siempre se ve complicado salir. Llegó un momento en que pensé que nunca lo lograría, pero ahora es una gran emoción y voy a dar lo mejor de mí para quedarme en la (UdeChile) y lograrlo”.

La responsable

IMG_9681“Empezamos el proyecto en noviembre del 2013, y vamos a cumplir dos años en este proyecto. Hoy tenemos 150 alumnos en 11 categorías, entre ellas tres femeniles, y  pretendemos tener cuatro categorías femeniles”

“Deseamos seguir creciendo, creo que el futbol femenil formativo en México no tiene la importancia que debiese tener, estoy segura que somos potencia, pero hay una diferencia entre el futbol formativa y el futbol profesional hay grandes abismos que nadie está tomando en cuenta”.

Lo que nosotros queremos, dijo, es abrir estos abismos para que los muchachos  tenga una salida al futbol sudamericano, donde se han dado muy buenos resultados, sobre todo con las niñas.

Van dos semana a Chile, se presentan con la sub 17 para ver ‘si llenan el ojo’ del entrenador, esperemos que sí. De quedarse ellas ya tendrían una familia con la cual se quedarán, luego seguir entrenando e incorporarse a una liga profesional y seguir sus estudios.

Para mayores informes sobre la UdeChile México, se puede hacer contacto a través de Facebook.