Tras una trayectoria inigualable, la estadounidense Abby Wambach, quien ha marcado más goles con una selección nacional por encima del astro argentino Leo Messi y el portugués Cristiano Ronaldo, anunció su retiro de las canchas. 

El retiro de la jugadora se da luego de hace tres años que fue declarada la mejor jugadora del mundo por la Federación Internacional del Fútbol Asociación (FIFA) en 2012, además de que durante su carrera profesional recibió seis veces el premio a la mejor futbolista mujer de Estados Unidos.

Su carrera es como ninguna, Wambach ganó con la selección de EEUU el Mundial de Canadá 2015 y durante 15 años que portó la playera del combinado de las barras y las estrellas, tiempo en el cual metió 184 goles en 252 partidos, lo que la ubicó como la futbolista que hasta el momento ha metido más tantos con una representación nacional.

Atrás de ella quedó el récord masculino que tiene el iraní Alí Daei, quien marcó 109 goles en 149 partidos, y mucho muy atrás están estrellas actuales como Lionel Messi, que ha anotado 49 goles con Argentina; en tanto que Cristiano Ronaldo posee una marca de 55 goles con Portugal.

Abby Wambach nació el 2 de junio de 1980, en Nueva York y desde pequeña mostró su interés en el fútbol, un deporte muy popular entre las mujeres en Estados Unidos.

En 1998 fue becada por la Universidad de Florida y en el año 2002 debutó en los Washington Freedom, un club profesional de Washington DC, su gran entrega y esfuerzo le permitieron ganar dos medallas doradas en los Juegos Olímpicos de Londres y Atenas.

“Ha sido un viaje increíble y maravilloso. No puedo esperar para ver qué me traerá la vida en el capítulo siguiente”, dijo la futbolista durante la conferencia de prensa donde anunció su retiro.

Al respecto, Jill Ellis, entrenadora de EE.UU., dijo: “Abby es una jugadora que ha transcendido nuestro deporte y su legado es uno de los más grandes que haya dejado una deportista en nuestro país”.

“Lo que ha hecho por el fútbol y por el deporte femenino en general con su gran talento en la cancha ha inspirado a otros a seguir su ejemplo”, añadió.

Pero el liderazgo de Wambach no solo se limitó a los campos de fútbol, sino que se ha convertido en una poderosa voz en contra del machismo y la discriminación en el seno de la FIFA.

Meses antes del Mundial en Canadá 2015 lanzó una feroz campaña para evitar que los gramados de los estadios fueran sintéticos, sino de césped natural al igual que los de los hombres.

“El fútbol se juega diferente en la grama artificial, no sólo por el temor de una lesión, sino porque es una superficie totalmente distinta”, dijo Wambach.

“En la FIFA hay una discriminación de género al obligarnos a jugar en una cancha que tiene una superficie de segunda clase”, agregó.

Para lograr un eco en su petición envió una carta con a la FIFA, junto a otras jugadoras, para pedir un cambio de las superficies en Canadá y hasta amenazó con boicotear el evento.

 

Imagen: http://es.fifa.com/fifa-tournaments/players-coaches/people=186483/all-photos.html#2655086