Luego de los continuos fracasos que ha arrastrado la Selección Mexicana de Futbol Femenil desde hace años, así como la serie de críticas de jugadoras y aficionados al cuerpo directivo, pareciera ser que los días del Director Técnico, Leonardo Cuéllar, están contados, situación que a él lo tiene su preocupación.

Incluso, de acuerdo a una entrevista realizada por la agencia gubernamental Notimex, el directivo dijo estar tranquilo, y desea dejar al equipo nacional en buenas manos.

Lo anterior debido a que la próxima semana se dará a conocer el futuro de Cuéllar al frente del tricolor femenil, en el que es poco probable que siga al frente, debido a que no se cumplieron dos de los últimos tres resultados que se esperaban en su proyecto.

Dijo estar consciente de que los entrenadores dependen de los resultados, el último mal resultado fue la eliminación de México en la ronda de grupos del Preolímpico de la CONCACAF.

“Antes de salir al preolímpico tuvimos unas charlas al respecto con gente de Federación, a mi regreso he tenido tres pláticas más… espero a la conferencia de prensa para dar a conocer los nuevos planes o la confirmación de los mismos y ahí expresaré mi sentimiento al respecto”.

Sin asumir toda la responsabilidad de lo ocurrido, Leonardo Cuellára agregó que “el resultado siempre ha sido mi responsabilidad, pero al mismo tiempo es producto de diferentes áreas que tienen que hacerse más sólidas para tener los representativos que queremos”.

“Entiendo perfectamente que la continuidad de un técnico la dictan los resultados, y eso nadie lo puedo ocultar, soy responsable, en los últimos tres dos no han sido los que hubiéramos querido y tomo mi responsabilidad y las consecuencias se dictarán en los siguientes días”.

Afirmó que tiene la maleta lista si tiene que hacerse a un costado, pero su único deseo es dejar al balompié femenil en buenas manos, cimentado para que siga en crecimiento.

Expuso que “desde mi regreso a México siempre he tenido mi maleta lista, es un momento cumbre para que se involucre mucho más gente y todos seamos responsables de lo que queremos en el futbol femenil”.

Cuéllar se dijo tranquilo por lo que ha hecho y vivido al frente de la representación nacional, aunque sin duda hay veces que las derrotas quitan el sueño.

“No duermo por la derrota, me duelo mucho, sobre todo en un grupo que se entregó, fallamos en el partido que no teníamos que fallar (ante Costa Rica en el preolímpico), pero duermo como lirón, pues me he entregado en este proyecto”, expuso.

Refirió que “fue como si me hubieran entregado a una niña de la calle y le ayudé a crecer, a que eduqué y ahora necesitamos el empujón fuerte para que se gradúe y sea autosuficiente”.

Cuéllar se siente privilegiado por todas las vivencias que ha tenido en el balompié, desde jugador profesional hasta técnico de selecciones femeniles.

“Soy privilegiado, soy bendecido, el futbol me dio muchísimo como futbolista, me ha dado mucho como entrenador”, destacó, incluso eligió al futbol femenil por encima de oportunidad en el ámbitos a nivel profesional.

Todavía no se animó a decir si continuara ligado al futbol femenil desde otro puesto, pero aplaudió que el país está más interesado en este deporte en las niñas y aceptó que las exigencias por los buenos resultados estén presentes, ya que habla del crecimiento de esta disciplina.

Expresó que “desde hace 15 años estoy hablando de la carencia de una estructura, de la carencia de una liga, de la carecía de espacios de desarrollo para niñas que quieren estar en el alto rendimiento”.

Enfatizó que “siempre se ha buscado que las jugadoras se capaciten, que puedan llegar a tener un curso de entrenadoras, Mónica Vergara es la excepción, que puedan ser preparadoras físicas, administradoras, psicólogas y nutriologas”.

Manifestó que “el campo ha sido abierto, hay interés espacial en estos nuevos planes de que así sea, que se capacite a gente sobre la marcha y que tomen ese tipo de experiencia y estoy muy entusiasmado por el futuro que tiene el futbol femenil de nuestro país”.