El futbol femenil chileno dio un gran paso en su desarrollo, y en el de toda Latinoamérica, al ser el primer país donde se crea una Asociación Nacional de Jugadoras de Futbol Femenino (ANJUFF).

El anuncio surgió en días pasados, pero como bien lo señalan algunos medios locales, la noticia pasó casi desapercibida, a pesar de la gran importancia que representa este hecho.

Entre lo informado, se mencionó que un grupo de futbolistas anunciaron la creación de la ANJUFF, en Chile, lo que fue considerado como “un hecho inédito en la historia de la reivindicación de derechos de las mujeres futbolistas”.

La organización de las jugadoras, se indicó, busca trabajar por mejores condiciones laborales, además de esperar reposicionar la práctica de este deporte a un nivel competitivo.

De acuerdo al medio digital El Ciudadano, la ANJUFF se encuentra presidida por Iona Rothfeld, jugadora de Universidad Católica y ex seleccionada nacional chilena adulta, quien señaló que la Asociación nació por iniciativa de varias jugadoras del medio local.

Entre otros motivos, señaló, fue por el estancamiento del deporte en Chile, luego del boom que hubo el 2008 con el Mundial que se organizó en la nación.

“Quedó botado el fútbol femenino y nos hemos ido quedando detrás. A nivel de selecciones no hemos logrado clasificar ni tener ningún resultado importante, y de hecho la selección adulta salió del ranking FIFA por inactividad”.

“Es el reflejo de un mal manejo que se ha tenido con el fútbol femenino y nos reunimos y organizamos por lo mismo”.

la jugadora, mencionó que no sus objetivos son de trabajo para desarrollar el futbol femenil.

“Queremos simplemente mostrar la visión que tenemos como jugadoras, que es muy importante y que no se ha tenido muy en cuenta. Somos el activo más importante del fútbol femenino y sabemos lo que está pasando. Desde nuestra visión, queremos proponer soluciones y trabajo para poder mejorar las condiciones de las jugadoras y del fútbol femenino en general”.

“La explicación no la tengo, creo que es esta esencia machista que aún sigue en la sociedad chilena. Es una realidad, porque si yo fuera hombre tendría un trato distinto con lo que he conseguido y no es así”.

“Creo que el problema que tenemos que atacar es la falta de cultura deportiva que tenemos como sociedad chilena”.

“Queremos aportar, y si en algún momento logramos profesionalizar la situación, esperamos darle garantías a las jugadoras de que van a poder desarrollar su profesión como cualquier otra”.

“Queremos poder otorgarle a las jugadoras una red de apoyo y de acompañamiento al deportista, poder orientarlas en las áreas social, educacional y laboral”.

“La iniciativa nace de este descontento de la situación del fútbol femenino. A mí, por motivos personales, me gustaría hacer un poco más fácil el camino a las niñas que vengan. Yo de chica lo pasé mal, sufrí discriminación y fui estigmatizada, viví eso de que te pongan sobrenombre en los colegios y te digan que no deberías dedicarte al fútbol”.

 

 

Con información e imágenes de El Ciudadano